Puedes «no ser realista»

Puedes «no ser realista»

¿Creciste con la idea de que te respetarán por «ser serio», de que ganas reconocimiento al evitar reír, disfrutar o conectar con el goce? ¿Te has creído la idea de que tienes que tener «los pies en la tierra» evitando así soñar, crear o vivir desde la tranquilidad? Bienvenido al Club.

Pero es importante que sepas que pese a que es algo evidente o parte de nuestra cultura, es justamente eso… parte del imaginario que nos llena la mente de información, es parte de ese imaginario no del todo cierto (ni justo para con nosotros y nuestro potencial).

El «ser realistas» y el engaño del «deber ser»

Se nos educó en ser realistas, en ganar seriedad independientemente de lo que sintamos, en hacernos a la idea de que lo que ya se ha imaginado es y nada diferente puede hacerse, en no arriesgar para no perder, en «poner los pies en la tierra» porque eso de soñar es sólo para unos pocos.

El ser realista es una construcción mental basada en creencias socialmente convenidas a nivel inconsciente fundamentadas en el miedo a ser quienes somos o al fracasar frente a nuevas oportunidades. Sin embargo, desde lo divino no vinimos a creernos los cuentos que nos enseñan, a conformarnos con lo que otros han hecho, a limitar nuestro poder, o a llenarnos de excusas para manifestar lo que somos y lo que sentimos dentro.

Para la divinidad todo lo que en tu entorno te «empuja a ser realista» es una invitación a reconocer los límites que puedes trascender, las nuevas personas que puedes elegir para llevarte al siguiente nivel y las informaciones que debes tener en cuenta para tomar decisiones desde tu capacidad de ser expansivo.

Liberación mental para «realistas»

Reconozco que de la noche a la mañana no es posible conectar con la liberación plena de la mente que te permite explorar todo tu potencial, pero como en todo… no es imposible; y en este espacio vamos a permitirnos conectar con claves útiles para lograrlo:

  • Identifica las creencias que tienes sobre las áreas de la vida en las que «eres realista», las personas que «te sugieren serlo», los momentos en los que «eliges creerlo»
  • Identifica (también) si tomas el «ser realista» como excusa para no decidir, para pedir validación de otros, para evadir o como forma de autosabotaje
  • Llénate de referentes: entre más personas veas haciendo cosas que no has imaginado, mas te darás cuenta de que no hay límites a la materialización de nuestra grandeza
  • Investiga, estudia, busca información: toma temas de tu interés y empieza a indagar en ellos de forma desprevenida (sin juicio). Una mente documentada es una mente que decide desde un lugar diferente al del miedo
  • Evita compararte porque al hacerlo reduces tus posibilidades y más alimentas la «incapacidad» de hacer posibles tus metas, sueños, etc.
  • Crea rutinas que favorezcan tu mente y te alejen de pensamientos negativos sobre tí o sobre lo que haces
  • Evita personas, lugares, situaciones o noticias que te recuerden que no es posible ser realista
  • Crea momentos durante la semana para hacer lluvias de ideas, listar referentes o crear moodboards
  • No te presiones por lograr resultados inesperados en el menor tiempo posible, avanza a pequeños pasos de forma constante para que no te desanimes y te entregues a la frustración
  • Evita pedir validación externa de tus ideas en sus etapas tempranas, «véndete lo nuevo a tí» antes de dejar tu realidad en manos de otros (con sus miedos y sus juicios)
  • Medita, hidrátate, cuida tu alimentación; conectar con tu cuerpo físico te aportará claridad

Encuentra en este video, información adicional sobre el ser y no ser realista y una meditación maravillosa para liberar la mente del peso de «anclarse en algo ajeno al alma» o para «dejar de ser» la persona que no eres.

Abrir chat
¿Quieres obtener información?
¡Hola!
¿En qué puedo acompañarte?