El camino de la vida fácil

El camino de la vida fácil

Se conoce a lo fácil como todo aquello que no requiere sacrificio o esfuerzo excesivo, como lo que se logra fruto del no forzar, sino del fluír. En una sociedad que le rinde culto al sacrificio, al esfuerzo desmedido y al control, comprender que para el alma lo fácil es el combustible de los milagros y que es en lo fácil en donde se encuentra la clave de la vida alineada con el espíritu, claramente puede ser difícil de procesar (lo sé te entiendo, me pasó lo mismo… casi no me lo creo).

Hoy nos encontramos para darle el beneficio de la duda al camino de la vida fácil, para ver que es posible vibrar con eso que nos conecta con lograr lo que deseamos desde un lugar más tranquilo, sencillo y pleno.

El cambio que estás experimentado es también un llamado de retorno a lo fácil, a conectar con todo aquello que desde hace mucho dejó de ser evidente para tí pero es vital, a darle una mirada a lo básico y a dejar de sentirte «mediocre» o hasta «irresponsable» por no andar complicando la vida o llenándola de pasos, normas o juicios.

La divinidad que nos habita se alimenta de todo aquello que fluye en tí y contigo, y puedes permitirte percibir tu realidad de una forma distinta y conectar con su aprendizaje de una forma más justa contigo y más ligera con lo que estás experimentando.

Vivir sin caer en lo complejo

Pese a nuestra resistencia, lo fácil se abrió camino para cambiarnos, para transformarnos y traernos luz, para brindarnos una mirada simple y sencilla a la vida, para arrebatarnos de las fauces de lo complejo, del ruido del ego que se somete al sufrimiento, para ayudarnos a ver que el cambio es posible y necesario, y que ocurre como todo lo divino, de forma orgánica y fluída.

Si tu mente te lleva a lo complejo, si sientes la necesidad de enredarlo todo… calma. Reconoce que dentro de tí habitan patrones, hábitos, creencias o historias que alimentan lo complejo, que se requiere tiempo y energía para llevar amor, tolerancia, aceptación y compasión a eso que has alimentado por años.

Tómate un momento para verte con aceptación y compasión, recuérdate que todo puede ser más fácil de lo que es y llévate a tomar acciones pequeñas que te ayuden a ver que paso a paso te cumples y que paso a paso te permites manifestar todo lo que te hace bien, y que en cada una de las acciones que llevas a cabo te transformas y te llevas a concretar lo fácil en tu vida.


Conocí lo fácil cuando ya no daba más con el sentirme abrumada con la vida, al entregarme a lo divino, al respirar, al entregarme al dormir, al preparar mis alimentos con lo que tengo a la mano y al comerlos con tranquilidad.

Conocí lo fácil después de haber llenado mi mente de ruído, de información y de escape; luego de tener un cuerpo enfermo y cansado; y se hizo evidente cuando me detuve y me ví sin saber a quién tenía al frente, cuando rendida ante lo que había creado, comprendí que todo lo que necesitaba estaba en el brillo de mis ojos, en lo que habitaba en mi alma.

A mi alcance todo este tiempo.

Abrir chat
¿Quieres obtener información?
¡Hola!
¿En qué puedo acompañarte?