|  energía del trabajo   |  ¿Cómo manejo las prioridades en el trabajo?

¿Cómo manejo las prioridades en el trabajo?

En medio de días en los que todo es urgente, todo debe estar listo ya, esos en los que cada minuto trae una tarea más importante que la anterior, es difícil hablar de prioridades. Le daremos una mirada a unas cuantas consideraciones para que el priorizar sea cada vez más fácil.

A. No te sientas culpable. Uno de llos frenos más grandes a las prioridades y al tomar decisiones que estén alineadas con lo que cuidas, es la culpa. Si has alimentado la culpa o se genera en tí con facilidad, te sugiero que le des una mirada primero antes de empezar a priorizar.
conoces.
B. Ten presente que las prioridades responden a tí únicamente. Eso que viene de lo que creen los otros, del «deber ser», del cómo han vivido las personas a las que conoces, no hace parte de lo importante para tí así que no es de ayuda cuando intentas priorizar porque te entrega energéticamente a la energía y las creencias de otros más que a lo que es válido para tí.
C. Reconoce las cadenas de mando y la influencia que tienen sobre tí las personas que hacen parte de ellas. Priorizar se vuelve difícil porque nuestra mente tiene creadas ciertas figuras de poder o se ha creído ciertas estructuras organizacionales que generan distancia de lo que es importante para tí en favor de cumplirles a ellas. El equilibrio entre lo que puedes hacer, lo que se te dá fácil y la importancia que le das a quienes dependen o están conectados con las actividades que realizas diferentes a las directamente relacionadas contigo, te ayuda a ganar claridad frente a lo que haces.
D. Ten presentes: tus fortalezas, tus habilidades, así como tus debilidades. Primero tus fortalezas, luego tus habilidades y por último tus debilidades (en ese orden); si priorizas desde lo que te hace bien no solamente es más fácil cumplirte sino más gratificante hacerlo, y lo que crees que alimenta tus debilidades no se interpondrá entre lo que puedes hacer, lo que necesitas hacer y el orden en el que lo harás.
E. Considera siempre el tiempo que inviertes en las tareas y el tiempo con el que cuentas a diario para tus actividades. Tener claras las franjas horarias con las que cuentas así como el tiempo que te toma realizar las actividades que realizas habitualmente.

Las prioridades no son un «enemigo» ni algo tan complicado o duro como parecen,
pero si son un reto a nuestro valor personal y una oportunidad de conectar
con lo que es importante para cada uno. Así que más que mirarlas desde la resistencia,
pueden ser vistas como una incomodidad necesaria que nos ayuda a conectar con lo vital.

Post a Comment:

a

Everlead Theme.

457 BigBlue Street, NY 10013
(315) 5512-2579
everlead@mikado.com